Columna de opinión: Los hombres y su rol en la lucha por la equidad de género – Tomás Honorato

Desde BasePública.org le preguntaron a 3 hombres: ¿Qué rol deben asumir los hombres en la lucha por la equidad de género?

Aquí, el abogado de Fundación Honra, que se dedica a prevenir la violencia de género, responde.

Muchos nos hemos cuestionado por qué los hombres en la sociedad chilena y del mundo no se involucran en la lucha por la equidad de género. Las respuestas son bastante variadas, por ejemplo: “el feminismo no es más que un machismo encubierto”, “no sé de qué alegan si son iguales a los hombres”, “oye si ahora no se las puede ni mirar”, “algo habrá hecho para que la violaran”, “mira cómo se vestía”, “cómo aguanta que le peguen, si igual le gustaba”. Así podría seguir escribiendo un sin número de frases que he escuchado de hombres en diversos espacios (reuniones, trabajo, sociales, entre otros) y que no son más que una manifestación de la cultura machista instalada en nuestra sociedad.

 Además, esto que acabo de mencionar se sustenta en lamentables pero reales estadísticas del mundo y de Chile, que dan cuenta de las desigualdades, discriminaciones y violencias que viven las mujeres, sólo por el hecho de ser mujer:

– La brecha salarial de género en todo el mundo se sitúa en el 23%. (Informe Global sobre la Brecha de Género 2018, Foro Económico Mundial)

– Menos del 20% de propietarios de tierra en el mundo son mujeres (PNUD, 2016). 

– Hoy hay en el mundo 650 millones de mujeres y niñas que se casaron antes de cumplir los 18 años. (UNICEF, 2018).

– Unas 15 millones de muchachas adolescentes (de entre 15 y 19 años) de todo el mundo han sido obligadas a mantener relaciones o prácticas sexuales forzadas en algún momento de sus vidas. (UNICEF,2017).

– Según información dada a conocer por la ONU, cada día un promedio de 137 mujeres alrededor del mundo mueren a manos de su pareja o de un miembro de su familia.

– En el plano nacional, de acuerdo a los datos del INE el ingreso medio mensual de las mujeres a nivel nacional es casi 200.000 pesos menor al de los hombres.

– En cuanto a violencia de género, entre el 2010 y el 2018, 502 mujeres han sido asesinadas por su pareja, ex pareja o algún familiar en Chile, y en lo que va de este año van al menos 9 (Red Chilena Contra La Violencia, 2018 y 2019).

 Sin duda, los datos son alarmantes, por decir lo menos. Pero, ¿por qué entonces los hombres no se involucran, no cuestionan la cultura machista ni empatizan con las mujeres?

En mi opinión, los hombres toman palco y asumen una actitud pasiva, silenciosa y neutra, debido entre otras cosas al modelo de masculinidad imperante.  Me refiero a masculinidad como la forma en que los hombres son socializados y también los discursos y prácticas que se asocian con las diversas formas de ser hombre.

En otras palabras, para que un hombre sea considerado como tal en nuestra sociedad actual, los cánones exigen que sea activo y fuerte, sin expresar emociones o miedo. Debe ser jefe de hogar, proveedor, responsable, exitoso, competitivo y desde el plano sexual debe desear, conquistar y poseer a las mujeres. Ello, además, implica la discriminación y estigmatización de los varones que no cumplan con dichas características y mandatos. Asimismo, las conductas, rasgos, u opiniones femeninas pasan a ser un disvalor y algo negativo, quedando fuera del grupo quienes las presentan, perdiendo el estatus como hombres, pero por sobre todo, su figura de poder y autoridad

En algunos estudios sociológicos sobre modelos de masculinidades, coinciden que esta figura de poder en nuestra sociedad se reafirma al tener el control de las mujeres y de otros hombres, ya que el hombre, para mantener su imagen social de virilidad, debe separarse de la casa y de todo lo doméstico, tomando distancia de todo lo que tenga relación con lo femenino. (Gutmann 2000)

Al mismo tiempo, es importante mencionar que los hombres, para poder cumplir con la cultura machista y la masculinidad hegemónica imperante, deben eliminar sus emociones y necesidades, perdiendo su capacidad para empatizar con los otro/as, y en este caso con las violencias y discriminaciones que viven día a día millones de mujeres en Chile y en el mundo y que tienen, como consecuencia última, el asesinato de éstas.

En este contexto de socialización de los hombres, malamente pueden cuestionar y renunciar a sus privilegios en la sociedad y al poder que tienen sobre las mujeres. Algunos hombres sólo defienden sus privilegios desde la pasividad y el silencio.

Dicho esto: ¿cuál pudiera ser el rol que debe asumir el hombre en la lucha por la equidad de género?

En primer lugar, el de cuestionarse los poderes y privilegios que tiene por sobre las mujeres, y que se traducen en desigualdad en las remuneraciones, puestos de trabajo, distribución de las tareas, acceso a recursos y en el ejercicio y consecuencias de la violencia, porque los coloca en un plano de dominación y control sobre las mujeres. Debe comprender que no se trata de una realidad inmutable, sino de construcciones sociales que pueden ir cambiando y sobre las que uno mismo se puede ir reeducando.

En segundo lugar, tiene que ver con renunciar a dichos poderes y privilegios, desarrollar la empatía con los otros/as, vincular la afectividad con la sexualidad, dejando de ver a la mujer como un objeto sexual de placer, tomar un compromiso frente al cuidado de los hijos/as, la salud sexual y reproductiva, tareas domésticas, entre otras.

Por último, y no menos importante, comprender que la equidad de género no significa que hombres y mujeres sean iguales, o que deberían ser iguales, Lo que promueve es la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, respetando las distintas formas de ser hombre y mujer.

Recent Posts

Leave a Comment